El delito de femicidio constituye una conducta delictiva que comprende aspecto de carácter social, familiar, psicológico y, por ende, jurídicos. Es un comportamiento que anula el reconocimiento que de los derechos humanos de igualdad y respeto a la dignidad humanos han establecido instrumentos jurídicos internacionales, tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otros.

Este delito deja entrever un alto grado de peligrosidad por parte del victimario o agresor, puesto que manifiesta abiertamente un deseo misógino, por quien, en su momento y, en la figura de otra persona, le concibió y llevó en su vientre por espacio de nueve meses: su madre. Descargar